Generalmente cuando uno tiene problemas importantes le busca soluciones a través de sesudos razonamientos mezclados con ansiedades y hasta desesperación o pesar.

             Lo que no todos valoran es el hecho de que LOS PROBLEMAS NO SE RESUELVEN, SINO SE DISUELVEN. Si recordamos bien las situaciones más difíciles de nuestra vida, podemos ver que todo pasa y que esas experiencias pueden ser recordadas hasta con risas. Se disolvieron. En realidad, los problemas y las situaciones difíciles se traducen en yoes, los problemas son simplemente yoes que reaccionan ante la adversidad. A diferencia de la consciencia que, como sabemos, sólo ama y comprende.

             La sabiduría está muy dentro de nosotros. Por todo eso, cuando uno tiene problemas debe saber reflexionar. Estos son los pasos recomendados.

  1. Orar a los Padres, pidiéndoles que nos conduzcan a disolver el problema que enfrentamos.
  2. IAU realizar intensamente la práctica durante e tiempo que sea necesario para despejar la influencia de los yoes que SE PREOCUPAN en lugar de OCUPARSE del problema.
  3. Enfrentar la diversidad, analizarla y tomar decisiones.
  4. Predisponerse a cumplir verdaderamente lo decidido.
  5. Orar.

Categories:

Tags:

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Categorías

    Autores

    Abrir chat
    💬¿Necesitas ayuda?
    Hola 👋
    ¿En qué podemos ayudarte?