Machu Picchu, Tiahuanaco, Gizeh ¿ciudades etéreas?

Uno de los inquietantes e insólitos monumentos de la antigüedad, que inquieta a científicos, así como a eruditos de diversas corrientes filosóficas, también a algunos doctos religiosos, se halla constituido por ese majestuoso conjunto de la Esfinge de Gizeh y las Pirámides de Keophs, Kefren, y Micerino.

La que más polémicas ha levantado, es sin duda alguna la Pirámide de KEOPHS.

Estos monumentos levantados por las ilustres Dinastías Solares, de la antigua civilización serpentina del Egipto, es obvio, no pudieron jamás ser realizados por ignorantes en astronomía, matemáticas, ingeniería, geología, geografía, etc., sino, por sabios cuya tecnología aun no ha sido superada en nuestros días.

Todo el avance tecnológico del incipiente siglo XXI, no se halla en condiciones de CONSTRUIR una nueva pirámide, así lo reconocen los expertos en la materia.

Lo cierto es que la ciencia oficial, proporciona datos y referencias en torno a las pirámides, tan vagos e imprecisos, como son sus hipótesis en torno a las diversas civilizaciones de la antigüedad.

Así los clásicos antropólogos, con auxilio de expertos geólogos que utilizan el Carbono Radioactivo para determinar la antigüedad de estos monumentos, coinciden en afirmar que las pirámides tienen una antigüedad de unos 2.700 años a.c., y que su construcción comenzó durante el reinado del Zóser III.

Existen, sin embargo, otras fuentes más antiguas y fidedignas, que afirman que las pirámides fueron construidas, no hace unos 4.700 años atrás, sino, mucho más antes.

Categories:

Tags:

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Abrir chat
    💬¿Necesitas ayuda?
    Hola 👋
    ¿En qué podemos ayudarte?